Prueba de esfuerzo y lactatos · PODIUM NS

PODIUM NS
Podium · Nutrition And Sports

Prueba de esfuerzo y lactatos

(0) 28/04/2015 19:29h
Una ayuda para recuperar por favor!

Una de las posibilidades que nos ofrecen los reconocimientos médicos con prueba de esfuerzo es la de hacerla con determinación de ácido láctico en sangre ¿Para qué sirve dicha prueba y en qué situaciones merece la pena hacerla? Vamos a intentar arrojar un poco de luz en el dilema.

La ergometría con lactatos es una prueba más encaminada a determinar valores de rendimiento que a valores de salud. Es más larga; los escalones deben ser al menos de 3 minutos y se para entre ellos para extraer una mínima cantidad de sangre (normalmente del lóbulo de la oreja) y medir la cantidad de ácido láctico en la misma. Los incrementos de carga o velocidad entre escalones también serán superiores, habitualmente el doble que en una prueba de esfuerzo de salud (o máxima). Por otra parte la prueba no tiene porque ser máxima y podría ser parada cuando se haya sobrepasado el umbral anaeróbico, es decir el punto en el que la concentración de lactato sanguíneo se dispara (normalmente entre los 3 y 4 milimoles por litro).

Dicho umbral marca la línea entre la intensidad de trabajo aeróbico, es decir en la que el metabolismo que nos aporta la energía es consumiendo oxígeno, sistema metabólico capaz de usar cualquier tipo de combustible y que no genera residuos (solo CO2 y agua) y el anaeróbico láctico, aquel que usamos ya como última reserva o cuando la intensidad sobrepasa al aeróbico. Este último parte de la glucosa la que termina rompiendo en moléculas de ácido láctico que se acumulan en el músculo y terminan por inhibir la propia actividad muscular, teniendo un tiempo de duración exiguo.

Conocer la curva de evolución de lactacidemia y los valores de umbral, tanto en pulsaciones como en intensidad de trabajo nos dará una información valiosa de cara a la planificación del entrenamiento y es, probablemente el mejor parámetro para determinar la condición física aeróbica.

Según la cantidad de ejercicio que se realiza, la edad del deportista o posibles sospechas detectadas en dicha revisión, recomendaríamos ampliar los exámenes con una prueba de esfuerzo. Un test en el que en situación controlada y reproducible sometemos al organismo a un esfuerzo progresivo hasta el agotamiento que nos permite descartar o detectar posibles comportamientos anómalos del cuerpo en una situación de stress comparable a la de la actividad física.

En resumen a la hora de ver que reconocimiento médico necesitamos hay que valorar nuestras prioridades, si es la salud y el ejercicio lo practicamos más como diversión que como competición, generalmete bastará con una ergometría normal, hasta alcanzar niveles máximos de frecuencia cardiaca y descartar que, a ese nivel de exigencia haya algún tipo de alteración que haga pensar en patologías que contraindiquen de alguna manera el ejercicio. Si nuestro nivel de competición es más alto o lo que buscamos son parámetros que nos orienten sobre condición física y datos para planificación de entrenamientos, la prueba de elección sería la que incluya determinación de ácido láctico en sangre y umbrales. 

Posted on 28/04/2015 by Dr. Javier Miguel Aquerreta

Deporte, Medicina deportiva, Podium, Prueba de esfuerzo, Salud
Anterior Siguiente

Comentarios (0)

¿Quieres comentar este post?

Escriba el código anti Spam

Política de privacidad y Responsabilidad de los comentarios