El pasado 2015, por fin y después de mucho tiempo pidiendo que se modificara la pirámide nutricional, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, lanzó la nueva Pirámide Nutricional.

PODIUM NS
Podium · Nutrition And Sports

Nueva Pirámide de Alimentos (SENC 2015)

(0) 15/03/2016 13:28h

El pasado 2015, por fin y después de mucho tiempo pidiendo que se modificara la pirámide nutricional, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, lanzó la nueva Pirámide Nutricional.
 
Para los dietistas que fundamentan su labor basándose en ciencia, era una noticia esperada.
 
Aquí os la mostramos para que seáis testigos de las novedades que propone la SENC.

Pirámide Alimentos SENC 2015

Como podéis observar, la pirámide no incluye ningún cambio nutricional relevante.  Añade aspectos tales como mantener estilos de vida saludable (actividad física, equilibrio emocional, etc.), la opción individualizada de suplementación, o la inclusión de cereales y patatas según el grado de actividad física. Sin embargo, no ha modificado lo que de verdad tiene miga, y lo que realmente puede estar agravando la salud de los españoles a día de hoy: Un exceso de carbohidratos refinados, en detrimento de frutas y verduras  frescas.
 
La Senc, sigue apostando por una dieta basada en pan, harinas, pasta y patata, dejando en segundo plano a frutas, verduras y aceite de oliva, otra vez. A día de hoy, hay evidencia científica suficiente que respalde la necesidad de basar la dieta en vegetales variados, tanto para mantener un buen estado nutricional como para reducir la tasa de obesidad.
 
Distintas pirámides recientemente modificadas, como la pirámide nutricional de la escuela de salud pública de Hardvard, de la agencia de salud pública de Cataluña, incluso de la Fundación de la dieta Mediterránea, han intercambiado el primer nivel (cereales, farináceos y tubérculos) con el segundo nivel (frutas y verduras) o en su defecto, lo han categorizado por igual.

Pirámide de Alimentos Harvard_3

En los ejemplos que se muestran, además, se hace hincapié en la necesidad de que los cereales sean integrales. Algo que en la versión “mejorada” de la Senc, no se menciona.
 
Otros detalles de la nueva pirámide de la Senc también llaman nuestra atención, como que la carne roja y la carne procesada, se incluyan en el mismo nivel. O que, en la cúspide de la pirámide, no se muestren refrescos y otras bebidas azucaradas  altamente perjudiciales para la salud y mucho más consumidas que por ejemplo la mantequilla.
 
La ciencia evoluciona y las recomendaciones dietéticas también. No todas la novedades a nivel nutricional son modas ni dietas milagro. Pero para que la población esté bien informada y sepa distinguir estos avances, hay que modificar las herramientas que conectan a la comunidad científica y al consumidor. El campo de la dietética es un caso clarísimo de exceso de información. Las entidades oficiales deben ser tajantes en sus declaraciones y basarse en evidencias científicas a la hora de elaborar sus prescripciones. Es lo mínimo que podrían hacer por conseguir que día a día, la población elija con mejor criterio como alimentarse y por quien dejarse asesorar. Eso sí es velar por la salud de la ciudadanía. 

 

Posted on 15/03/2016 by Amaia Bernal

Actualidad, Nutrición, Podium, Salud
Anterior Siguiente

Comentarios (0)

¿Quieres comentar este post?

Escriba el código anti Spam

Política de privacidad y Responsabilidad de los comentarios