La importancia de masticar bien

PODIUM NS
Podium · Nutrition And Sports

La importancia de masticar bien

(0) 12/05/2015 13:04h
Cenas Navidad

Existe una afirmación muy popular acerca del efecto positivo de masticar muy bien los alimentos. Resulta que este proceso natural en nuestra vida requiere de una buena práctica.
 
Sabemos que comer no es solo una necesidad, sino un placer, y no cabe duda de quemasticarpausadamente nos permite disfrutar mucho más de la comida que si la tragamos rápidamente, en grandes bocados y sin apenas saborearla. Sin embargo, masticar bien la comida, además de proporcionarnos un beneficio sensorial también nos ayuda en otros campos. Son dos las grandes ventajas de masticar correctamente los alimentos: mejorar la digestión y aumentar la saciedad.
 
En la entrada de hoy hablaremos sobre el efecto de la masticación sobre la digestión:

El proceso digestivo es un proceso largo que puede durar horas. Es por tanto, un proceso complejo, y que además nuestro organismo pone en práctica diariamente al menos 3 o 4 veces. La digestión es un proceso que tenemos tan presente durante la vida que ni siquiera cuando nos da problemas solemos reparar mucho en el. “Tengo el estomago sensible”,” todo se me manifiesta en las tripas”, “soy de digestiones difíciles”, “muchas cosas me sienta mal”…son frases que oímos a menudo y que carecen de preocupación por la personas que las padecen. Pues bien, hay que cuidar la digestión. Precisamente porque es un mecanismo fisiológico que nos acompaña durante toda la vida y que generalmente tendemos a descuidar.
 
El proceso digestivo tiene varias fases y en cada una de ellas interviene distintos órganos y enzimas. Todas ellas tienen una función y unas características distintas. Nosotros como individuos no sabemos manejarlas porque son acciones involuntarias de nuestro cuerpo. Todas excepto la primera, la etapa buco-faríngea, que es una acción totalmente voluntaria que por consiguiente sabemos regular.

Esto es, masticamos y tragamos conscientemente, cómo y cuándo queremos. Que normalmente se traduce en demasiado poco y demasiado rápido. La fase digestiva que se da en la boca es igualmente importante que otras, sin embargo, no solemos  prestarle demasiada atención.

Las enzimas son unos catalizadores bioquímicos encargados de acelerar los procesos químicos que suceden dentro de nuestro organismo. Con la saliva segregamos ptialina, que es la enzima encargada de descomponer los hidratos de carbono. Si no masticamos bien, no damos tiempo a que se segregue la saliva y, por lo tanto, esas moléculas no podrán descomponerse con eficacia y tendrán que ser otros órganos y otras enzimas las que lo hagan, forzando así la maquinaria inútilmente.
 
Cuando no masticamos lo suficiente, el bolo alimenticio no está bien lubricado ni descompuesto, con lo que se produce una sensación de pesadez, generando además gases y atascos en el sistema de eliminación. Los órganos por los que va pasando el alimento tendrán que trabajar mucho más y estaremos desperdiciando una cantidad elevada de energía vital para nada.

Por el contrario, los nutrientes de la comida bien masticada se digieren, se asimilan y se liberan de una forma más rápida. Al mismo tiempo, la mayor permanencia de la comida en la boca hace que su sabor sea reconocido por los receptores de la lengua, que envían señales al cerebro y éste, a su vez, avisa al sistema digestivo para que libere jugos gástricos. Además el proceso digestivo involuntario no está sobrecargado de trabajo y las digestiones se hacen más ligeras como decimos, pero sobre todo más saludables.

Posted on 12/05/2015 by Amaia Bernal

Actualidad, Nutrición, Podium, Salud
Anterior Siguiente

Comentarios (0)

¿Quieres comentar este post?

Escriba el código anti Spam

Política de privacidad y Responsabilidad de los comentarios