La importancia de las Pruebas de Esfuerzo · PODIUM NS

PODIUM NS
Podium · Nutrition And Sports

La importancia de las Pruebas de Esfuerzo

(0) 28/01/2015 13:16h
Una ayuda para recuperar por favor!

Cuando compramos un coche consideramos como normal pasarle las revisiones que el fabricante recomienda, le cambiamos el aceite, los filtros, las bujías… Cuando ese mismo automóvil cumple ya unos años la Administración nos obliga a pasar una inspección fundamentalmente de los elementos de seguridad, la ITV y a nadie llama la atención o pone en duda la conveniencia de todos esos cuidados.

Si el vehículo del que hablamos es nuestro propio cuerpo la cosa cambia. Muchas veces descuidamos la nutrición del mismo, lo sometemos a situaciones poco recomendables o simplemente lo dejamos que se atrofie y se apoltrone en una vida sedentaria y poco saludable.

Lo recomendable sería cuidarlo como a nuestro coche, darle de comer lo que necesite, sin excesos ni defectos, con una dieta equilibrada y completa. Moverlo para que esté a punto haciendo ejercicio, cuanto más aeróbico mejor y pasar periódicamente alguna revisión que como en el caso de los vehiculos, cuanto mayor sea la edad, más exhaustiva debería ser. 

¿Cómo debería ser dicho reconocimiento? Básicamente debería incluir un historial médico, quirúrgico, familiar y deportivo que nos lleve a descartar posibles factores de riesgo cardiovascular. Habrá que medir, pesar y calcular el peso graso. Revisar el estado de los sistemas que van a asumir el protagonismo durante el ejercicio: osteoarticular, pulmonar y cardiovascular. Sería recomendable auscultar corazón y pulmones, medir la tensión arterial y realizar un electrocardiograma en reposo. Éste sería el reconocimiento básico.

¿Qué tipo de reconocimiento necesito?

Según la cantidad de ejercicio que se realiza, la edad del deportista o posibles sospechas detectadas en dicha revisión, recomendaríamos ampliar los exámenes con una prueba de esfuerzo. Un test en el que en situación controlada y reproducible sometemos al organismo a un esfuerzo progresivo hasta el agotamiento que nos permite descartar o detectar posibles comportamientos anómalos del cuerpo en una situación de stress comparable a la de la actividad física.

Una tercera posibilidad, en caso de deportistas ya con un cierto nivel y que buscan más datos de cara a la planificación del entrenamiento sería la prueba de lactatos, en la que mediante un protocolo también progresivo y mediante la extracción de una mínima cantidad de sangre del lóbulo de la oreja, vamos midiendo el ácido láctico en sangre para encontrar el umbral anaeróbico; el punto de inflexión en el que nuestro músculo deja de trabajar de forma eminentemente aeróbica.  

Estos tres tipos de reconocimiento son sencillos y, en general, no más caros que unas buenas zapatillas de correr.
 
¿Por qué dedicamos a nuestro coche cuidados que no damos a nuestro cuerpo si podemos cambiar el primero pero no el segundo?

Posted on 03/02/2015 by Dr. Javier Miguel Aquerreta

Deporte, Medicina deportiva, Podium, Prueba de esfuerzo, Salud
Anterior Siguiente

Comentarios (0)

¿Quieres comentar este post?

Escriba el código anti Spam

Política de privacidad y Responsabilidad de los comentarios