Esguinces de Tobillo, las claves para no entorpecer una Recuperación Óptima

PODIUM NS
Podium · Nutrition And Sports

Esguinces de Tobillo, Consejos para una Recuperación Óptima

(0) 31/05/2016 11:29h

Según la literatura científica, el 75% de todas las lesiones de tobillo son de tipo ligamentosas. El 85% de éstas son secundarias a un esguince en inversión, donde se afecta el ligamento peroneo-astragalino anterior, convirtiéndose en la patología más frecuente de tobillo entre los deportistas.
 
En relación a su prevalencia no se han encontrado datos concluyentes, aunque representa del 20% al 45% de todas las lesiones deportivas.

Comienza por hacerte estas preguntas...

Mecanismo lesional

Esguinces de tobillo 1

Lo más común en el tobillo es la inversión del pie en flexión plantar que lesiona el ligamento lateral externo.
 
En esta postura la tensión no soportada por la contracción muscular debe ser resistida por los ligamentos, entre otras estructuras no contráctiles, que comienzan a elongarse, llegando a lesionarse si esta situación no es corregida rápidamente por los músculos.

Grados, según gravedad:
Fases de reparación del ligamento:

Me he torcido el tobillo…

En primer lugar acude a un recinto médico. Lo primero que necesitas es asegurarte de que debido al traumatismo  no se hayan producido lesiones más serias que requieran tratamiento, como una fractura, por lo que necesitaras una radiografía.
 
La mayoría de veces, aunque por suerte cada vez menos, te pondrán una venda hasta la rodilla como a una momia, te recomendarán que te apliques hielo, te mandaran reposo absoluto, “¡ni se te ocurra apoyar el pie en una semana!” además te recetaran antiinflamatorios. Esto es lo que toda la vida se ha conocido como RICE (rest, ice, compression, elevation).
 

Pero, ¿Es esto lo que debes hacer? Vamos por partes:

¿Reposo?

Como ya hemos explicado antes para que un ligamento obtenga resistencia debe de soportar tensiones. La evidencia nos dice que es mucho más efectivo el tratamiento funcional que la inmovilización.
 
Así que el reposo ha de ser relativo, en cuanto puedas has de mover y apoyar el pie, eso sí, siempre sin dolor. Un buen fisioterapeuta es la persona más indicada para aconsejarte que tipo de ejercicios y actividades y en que dosis puedes hacer.

Vendaje

Un vendaje puede ayudarte en los primeros días y te otorgará más seguridad, pero debe permitirte mover el pie. Además no se debe abusar de él en el tiempo ya que llegará un momento en el que esas fuerzas tensiles que ha de recibir el ligamento, las recibirá el vendaje y por tanto limitara la recuperación del ligamento.

¿Hielo?

Siempre se ha aplicado hielo para frenar la inflamación, pero ¿es la inflamación mala?
 
La inflamación es la respuesta fisiológica de nuestro cuerpo para reparar y remodelar el tejido, no hay reparación sin inflamación.
 
El hielo provoca vasoconstricción y limita el aporte de sangre a la zona lesionada y por tanto el aporte de células inflamatorias a la lesión. Las células inflamatorias liberan una hormona llamada  Factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1) que es un mediador primario de la hormona de crecimiento y promueve el crecimiento y proliferación celular. La aplicación de hielo inhibe la liberación de IGF-1.
 
Si la inflamación es buena ¿por qué ralentizarla? La única razón para aplicar hielo seria que éste es efectivo para reducir el dolor, pero este efecto dura solo 20-30 minutos y tiene efectos negativos en la recuperación.

Compresión

El edema es la acumulación de líquido en el espacio tejido intercelular o intersticial. Es un subproducto de la inflamación que en este caso no nos interesa. La manera de eliminar este edema es mediante nuestro sistema linfático. La circulación en este sistema esta favorecida por el bombeo muscular cuyo efecto se ve favorecido por una compresión moderada.
 
Por este motivo la utilización de una media o un vendaje compresivo no es mala idea siempre y cuando la compresión no sea excesiva ni limite el movimiento.
 
Tratando el edema con drenaje linfático manual, entre el 60% y el 80% de los pacientes aseguran sentirse mejor en relación a la pesadez y el dolor que provoca un linfedema y en gran parte de los casos se ha observado una disminución del tamaño del edema e incluso una mejora en la movilidad.
 
El hielo sin embargo ralentiza la circulación en el sistema linfático, luego no nos ayuda a reducir el edema, otra razón para no aplicarlo.

Elevación

La acción de la gravedad al elevar el miembro lesionado, favorece la circulación de retorno linfático por lo que mantener la zona con edema por encima del nivel del corazón sí que es favorable a la hora de limitar y reducir el edema existente tras una lesión de tobillo.

Antiinflamatorios, AINES

Existen principalmente 2 vías biológicas para promover la inflamación, relacionados con las ciclooxigenasas (COX II) y las lipooxigenasas (LOX). El organismo fomenta de esta manera el proceso necesario para regular diferentes acciones destinadas a la reparación de los tejidos lesionados.
 
Los antiinflamatorios, al inhibir la función inflamatoria de las COX y las LOX, también reducen su acción promotora de la reparación tisular, estorbando su acción sobre los fibroblastos, encargados de remendar las lesiones.
 
Con la cual, los antiinflamatoriosreducen la inflamación de los tejidos, pero también su capacidad de reparación.

Propiocepción y Fortalecimiento
Propiocepción y fortalecimiento

Un esguince de tobillo altera el sistema propioceptivo. En los ligamentos se encuentran gran cantidad de propioceptores y, al lesionarse esta estructura, se altera toda la propiocepción del tobillo. La propiocepción hace referencia a la capacidad del cuerpo de detectar el movimiento y posición de las articulaciones.
 
Los ligamentos al ser una estructura de sujeción pasiva extensible no vuelven a recuperar su longitud previa a una distensión, por lo que para devolver la estabilidad a la articulación será necesario fortalecer la musculatura periarticular y trabajar desde un plano preventivo mediante reeducación sensitiva perceptiva motriz.
 
Después de la introducción de un programa propioceptivo, la recurrencia de un esguince se reduce hasta un 50%.

Prevención

Si antes de sufrir un esguince introducimos todo este trabajo propioceptivo en nuestra rutina de entrenamientos, nuestro sistema propioceptivo será mucho más eficaz y será más difícil que aparezca un esguince de tobillo.

Paciencia y Progresión

A la hora de volver a la práctica deportiva, no tengas prisas y hazlo siempre paso a paso y de manera progresiva, como ya hemos visto antes un ligamento puede tardar en remodelarse hasta un año, así que aunque ya no haya síntomas no quiere decir que ya no haya riesgo.

Fisioterapia

Como siempre termino revindicando la fisioterapia. Respeta las primeras 48-72h de la fase inflamatoria aguda pero después acude a tu fisioterapeuta. Él reducirá las lesiones secundarias asociadas a un esguince de tobillo como son las restricciones de movilidad articular y el edema tratando así de reducir tu dolor para que puedas empezar a usar tu tobillo cuanto antes.
 
Además él es la persona indicada para colocarte un vendaje adecuado si es necesario y para guiarte en el proceso de rehabilitación, prescribiéndote una serie de ejercicios y medidas (además de las que hoy hemos comentado) que seguir a lo largo del proceso.

Tratamientos milagro

Seguro que has oído eso de: “yo tuve un esguince y fui a donde Fulano, te hace un crack y te lo quita”. Por favor huye de ese tipo de terapias. Con la fisiología del cuerpo lo único que podemos hacer es tratar de favorecerla y no entorpecerla.
 
Todos los atajos que tomes irán en contra de tu salud. Normalmente lo que hacen ese tipo de terapeutas es romper el ligamento por completo (no sé si sabiéndolo o no) con lo que éste deja de enviar información dolorosa. A cambio tienes un ligamento roto totalmente.

En resumen y por orden...

1 - Prevencion
2 - Descartar lesiones importantes (radiografía)
3 - Fisioterapia
4 - Evita el reposo absoluto
5 - El vendaje ha de permitirte mover el pie y no debes abusar de el.
6 - Hielo y antiinflamatorios  reducen el dolor pero ralentizan el proceso.
7 - Compresion y elevación para combatir el edema.
8 - Propiocepcion y fortalecimiento para que el tobillo vuelva a ser el que era
9 - Vuelta a la actividad progresiva.
10 - Huye de los milagros

Bibliografía

Posted on 31/05/2016 by Álvaro Peña, physiotherapist at Podium

Actualidad, Fisioterapia, Podium, Salud
Anterior Siguiente

Comentarios (0)

¿Quieres comentar este post?

Escriba el código anti Spam

Política de privacidad y Responsabilidad de los comentarios