El cuidado de los pies · PODIUM NS

PODIUM NS
Podium · Nutrition And Sports

El cuidado de los pies

(0) 09/06/2017 12:31h

“La salud de nuestros pies determina en gran parte el equilibrio de nuestro aparato locomotor. Cuidar nuestros pies hará que siempre podamos llegar allá a donde queremos ir.”

Los pies

Además de mantener el cuerpo en posición bípeda, peculiaridad sobre la que el hombre ha desarrollado su movilidad, los pies realizan otras funciones como la amortiguación y el bombeo de sangre para un correcto retorno venoso. Los pies absorben las vibraciones que se producen en cada paso, evitando posibles repercusiones en las articulaciones superiores como la rodilla,  la cadera y la espalda, a la vez que facilitan la irrigación sanguínea.

Eso los convierte en unos elementos fundamentales de los sistemas locomotor y cardiovascular del cuerpo. Cualquier dureza, molestia o desgaste irregular del zapato puede ser la primera señal de alarma de que el equilibrio entre los pies y el resto del cuerpo se está rompiendo. La mejor solución es ponerse rápidamente en manos del podólogo.

Muchas de las alteraciones de los pies se cronifican si no actuamos a tiempo. Cuando nuestro cuerpo está todavía en etapa de crecimiento es fundamental comprobar regularmente que está creciendo de una manera armónica, es por tanto la revisión podológica fundamental para el buen desarrollo de los niños.

Nadie puede estar seguro de que sus pies funcionen correctamente, si tenemos en cuenta que el 80% de la población padece algún problema en sus pies a lo largo de su vida.

Consejos prácticos

En el lavado diario de los pies, usaremos un jabón-gel con pH no superior al 5,5. Una vez terminado el lavado, es muy conveniente que todas las partes del pie queden bien secas, especialmente el espacio que queda entre los dedos.

Usar cremas ricas en urea para tratar la sequedad de la piel o las durezas haciendo siempre un masaje, sobre todo en los talones, que tienden a agrietarse con el uso de las sandalias en verano.

Cortar las uñas de forma recta y no muy cortas para evitar que se claven al crecer.

Si se padece un exceso de sudoración (hioperhidrosis), se favorece el desarrollo de infecciones. Además de una higiene adecuada se recomienda el uso de antitranspirantes.

El calzado no debe ser especialmente ancho ni estrecho, con lo que evitaremos la aparición de ampollas, durezas, callos y la formación de juanetes. Será aconsejable utilizar para los que padezcan sudoración excesiva, zapatos de piel y suela de cuero, que nos permita una mejor transpiración del pie.

Utilizar calcetines o medias de materiales que faciliten la transpiración (algodón), evitando una excesiva compresión, que dificulta la circulación sanguínea.

Si es usted diabético posiblemente tendrá alterada la sensibilidad de los pies y otras disfunciones que los convierten “pie de riesgo” y que hará que precise una atención especial.

Es conveniente practicar algún deporte, o realizar ejercicio físico, ya que mejora la circulación sanguínea. Se tendrá especial cuidado en no andar descalzos en piscinas, gimnasios, etc., lugares idóneos para el desarrollo de organismos microscópicos, entre los que se encuentran los hongos, que son causantes de infecciones en la piel llamadas micosis. Los hongos se producen en ambientes con calor, húmedos y oscuros.

En caso de dermatopatías (callos, verrugas, etc.), y en general cualquier problema que se presente en el pie, el mejor consejo es visitar al PODÓLOGO.

Posted on 09/06/2017 by Jorge Pérez, Podólogo en Podium

Actualidad, Podología, Salud
Anterior Siguiente

Comentarios (0)

¿Quieres comentar este post?

Escriba el código anti Spam

Política de privacidad y Responsabilidad de los comentarios