DHA, el guardaespaldas de tu cerebro · PODIUM NS

PODIUM NS
Podium · Nutrition And Sports

DHA, el guardaespaldas de tu cerebro

(0) 06/10/2015 17:22h
DHA

Si os preguntara de qué creéis que está hecho el cerebro, ¿cuál sería vuestra respuesta? Estoy convencido de que habría respuestas muy variables e interesantes, pero nuestro cerebro se compone principalmente de grasa, concretamente ácidos grasos omega 3.  El ácido docosahexaenoico, más conocido como DHA, es una estrella en el reino de los suplementos. Se trata de un ácido graso omega 3, tan importante que llega a representar más del 90% de las grasas presentes en el cerebro y la mitad del peso de la membrana de plasma de las neuronas.
El DHA en términos estructurales, es un ladrillo importante para las membranas que rodean las neuronas, sobre todo las sinapsis neurales, que son la base de una función cerebral eficiente. Aunque su mecanismo de acción aún no está totalmente dilucidado, se ha comprobado que posee la capacidad de intervenir en múltiples funciones, cada cual más importante e impresionante. Se ha relacionado el contenido cerebral de DHA con la capacidad de aprendizaje y con el nivel de inteligencia de los recién nacidos y lactantes, el desarrollo cerebral, la regulación de los procesos inflamatorios, la expresión genética de algunos procesos cerebrales como la neurogénesis (creación de nuevas neuronas) y la aparición de enfermedades tan serias como el Alzheimer.
Ahora que ya tengo vuestra atención, vamos a ver cómo actúa, y cómo la puedo obtener. 

¿Cómo actúa el DHA?

El DHA desempeña un papel de regulación de la expresión genética para la producción del BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro). Éste BDNF es clave en la creación de neuronas nuevas, pero además de su rol en la neurogénesis, también protege las neuronas existentes y garantiza su supervivencia al tiempo que fomenta la formación de sinapsis neurales (conexiones entre las neuronas) y el proceso vital para el pensamiento, el aprendizaje y los niveles elevados de función cerebral. Al aumentar los niveles de BDNF se revierte el deterioro de la memoria de los ancianos e incrementa la producción de nuevas neuronas en el centro de la memoria del cerebro.
El gen que activa la producción del BDNF se pone en marcha con ciertos hábitos personales como: hacer ejercicio, restringir las calorías, llevar una dieta cetogénica y agregar ciertos nutrientes, como la cúrcuma y el ácido graso omega 3 (DHA).
Dada la importancia de obtener DHA para poder producir el BDNF, es importante tanto durante el embarazo como a lo largo de la infancia aportar una cantidad suficiente de DHA. Sin embargo, muchos niños en la actualidad no reciben suficiente DHA, y ésa es en parte la razón por la cual se están dando tantos casos de trastorno de déficit de atención (TDAH).

Di no, a las enfermedades mentales.

En un estudio realizado en 815 individuos de 65 a 94 años de edad se vio que quienes consumían las mayores cantidades de DHA reducían en un impresionante 60% su riesgo de desarrollar Alzheimer. Una dieta baja en grasas saludables afecta a la mente de manera que no sólo aumenta el riesgo de desarrollar demencia, sino también el de padecer afecciones neurológicas comunes como TDAH, ansiedad, síndrome de Tourette, enfermedades mentales, migrañas y autismo.

¿Cómo aumentamos nuestros niveles de DHA?

Nuestro cuerpo lo produce en pequeñas cantidades y podemos sintetizarlo a partir de alimentos con ácido graso omega 3 alfa-linoléico. No obstante, es difícil obtener todo el DHA que necesitamos de lo que comemos, y no podemos confiar sólo en nuestra propia producción natural. Requerimos al menos de 200 a 300mg al día, pero la mayoría de la gente consume menos de 25% de este objetivo y sin duda no le vendría mal rebasar ese mínimo.
Hay bastantes suplementos de DHA de calidad en el mercado, además existen más de 500 productos alimenticios enriquecidos con este ácido graso. En realidad no importa si compras DHA derivado de aceite de pescado o de algas, aunque sugiero que optes por el segundo si eres vegetariano.

Posted on 06/10/2015 by Marc Terradas

Actualidad, Deporte, Fisioterapia, Nutrición, Salud, Suplementación deportiva
Anterior Siguiente

Comentarios (0)

¿Quieres comentar este post?

Escriba el código anti Spam

Política de privacidad y Responsabilidad de los comentarios